Category Archives: Fotos Antiguas

320. ANNALES DE LA VILLA DE ROTA. Año de 1866 (II)

9. Se vio en la sesión del 6 de junio un oficio del gobernador civil, su fecha del mismo día, incluyendo el certificado de receptación definitiva de la panera construida en la plaza de la Constitución.

10. Traídos a la vista en la sesión del 13 de junio los Boletines Oficiales números 284 a 290, se dio lectura a la circular número 761, comprensiva de un parte telegráfico del señor ministro de Marina participando la victoria alcanzada por nuestros marinos en El Callao el día 2 de mayo, de todo lo cual enterada la Corporación, acordó que se hiciese público tan fausto acontecimiento, invitándose al vecindario para que en el día inmediato iluminasen y colgasen las fachadas de sus casas, celebrando la noticia recibida con un repique de campanas, así como convocar a la banda municipal en la plaza de la Constitución, recorriendo después las calles de la población.

11. En la sesión del 11 de julio se dio cuenta de un oficio del gobernador civil, su fecha del día 4, acompañando el presupuesto y pliego de condiciones formado por el arquitecto provincial para la reparación del muro de contención de la calle de la Veracruz, indicando al Ayuntamiento que, caso de que contase con recursos necesarios en el presupuesto, podía proceder a anunciar la subasta.

Asimismo, el 1 de agosto quedó enterada la Corporación del contenido de otro oficio del señor gobernador, aprobando el presupuesto formado para la obra de reparación del muelle y disponiendo su ejecución bajo la vigilancia de una comisión formada por los señores de la Corporación.

Por último, en esta sesión se dio lectura a otro oficio de la misma autoridad, acompañando presupuesto y pliego de condiciones para la obra del arrecife de la calle del Calvario.

12. Habiéndose terminado a satisfacción del Ayuntamiento la obra de reparación del muelle, acordó la Corporación el 22 de agosto dar las gracias a los señores de la Comisión de Obras Públicas por el celo con que había desempeñado su cometido, acordando asimismo que se pusiese en conocimiento del gobernador civil para los fines que dicha autoridad estimase convenientes.

13. Inteligenciado el Ayuntamiento en la sesión del 22 de agosto por el regidor don Bartolomé de los Santos de la pésima calidad del aceite para el consumo público que se venía introduciendo en el pueblo desde hacía tiempo, acordó nombrar una comisión que inspeccionase los expresados aceites.

14. Hallándose vacante la plaza de director de la banda local de música por dimisión de la persona que la desempeñaba, y estimando el Ayuntamiento poco conveniente que los músicos permaneciesen mucho tiempo sin maestro, acordó el 20 de noviembre nombrar interinamente para dicho empleo a don Antonio Serantes.

15. Leída en la sesión del 19 de diciembre una comunicación del gobernador civil, su fecha del día 11, quedó enterado el Ayuntamiento de la aprobación de las elecciones municipales celebradas en esta localidad, así como de la relación de los señores que habían de formar el nuevo Ayuntamiento, a saber: alcalde, don Félix Martín Arroyo; tenientes de alcalde, don Antonio Bejarano y don Juan Sánchez de la Torre, y regidores don Manuel de los Santos Medina, don Juan de la Puente Bernal, don Juan Nepomuceno Neva Pizones, don Juan Ruiz Henestrosa Pérez, don Juan de Flores Segundy, don Sebastián Eriñán, don José María González, don Juan Bernal Benítez, don Antonio  Neva Pizones, don José Letrán Rodríguez, don Ventura Ortiz de la Torre Díaz; don Esteban Almisas González, y don Rodrigo Martín Bejarano Bolaños.

16. Estando muy recomendado por las disposiciones vigentes que en todas las poblaciones se nombrase un inspector de carnes encargado de asistir a los mataderos para examinar las reses que se sacrificasen para el consumo público, plaza que debía desempeñar preferentemente un profesor veterinario, manifestó el Ayuntamiento hallarse en el caso de nombrar interinamente un albéitar para que se encargase de dicha inspección, y penetrada de que sólo había dos que pudiesen optar a la expresada plaza, procedió el 19 de diciembre a nombrarlo por votación nominal, saliendo elegido don Enrique de los Santos Almadana.

JOSE ANTONIO MARTINEZ RAMOS
Cronista Oficial de la Villa de Rota

309. ANNALES DE LA VILLA DE ROTA. Año de 1865 (II)

9. Se vieron en la sesión del 22 de febrero los Boletines Oficiales desde el número 197 al 202 y el Extraordinario del día 20, comprensivos del comunicado del ministerio de la Gobernación por el que se daba cuenta que Su Majestad la Reina había cedido al país las tres cuartas partes de su patrimonio, de todo lo cual enterada la Corporación, acordó que se fijase al público para general conocimiento.

10. En la misma sesión del 22 de febrero se dio lectura a un oficio del gobernador civil de la provincia, acompañando el certificado de receptación provisional expedido por el arquitecto provincial para las obras de pavimentación de la plaza de la Constitución, acordándose su incorporación al expediente de la expresada obra.

11. Habiendo acordado el Ayuntamiento por unanimidad el 22 de febrero a propuesta del señor alcalde crear una comisión que se encargase de vigilar durante los cercanos días de carnaval, a fin de evitar que se produjesen los desórdenes tan propios de aquellos días, se pasó a designar a los señores que había de constituirla, saliendo elegidos para el primer día don José Díaz del Cotero y don Juan Sánchez de la Torre, para el segundo don Manuel Quirós y don Juan Bernal de Pedro, y para el tercero y último don Bartolomé de los Santos y don Antonio Neva.     

12. Dada cuenta en la sesión del 15 de marzo de un oficio del gobernador civil, su fecha 13 de marzo, participando haber tenido a bien en uso de sus facultades nombrar por alcalde de esta población a don Sebastián Eriñán, hasta el momento teniente segundo de alcalde, se procedió por el alcalde accidental, don Antonio Ruiz de la Canal, a dar cumplimiento a dicha orden bajo las formalidades prescritas, entregando la vara de jurisdicción y quedando en posesión de la Alcaldía el señor Eriñán.

Leído asimismo en dicha sesión otro escrito del señor gobernador, participando con igual fecha haber nombrado teniente segundo de alcalde de este Ayuntamiento al regidor don Juan Sánchez de la Torre, se le dio también posesión previo juramento sobre un libro de los Santos Evangelios.

13. Leído en la sesión del día 23 de marzo un oficio del gobernador civil, su fecha del día 13, acompañado del presupuesto, plano y condiciones facultativas y económicas formadas por el arquitecto provincial para la construcción de un paseo en la plaza de la Constitución, acordó el Ayuntamiento sacar a la subasta dicha obra en los términos prevenidos.

Estos trabajos se prolongaron hasta el mes de septiembre, según se desprende del acta de la sesión celebrada el día 20 del dicho mes, en la que se hizo presente por la Comisión de Obras Públicas que se hallaban prácticamente concluidas con arreglo al plano las obras del citado paseo, restando tan solo proceder a la plantación de los árboles y la colocación de los guarda-árboles previstos en el expresado plano, que no se habían colocado aún por no ser la época propicia para ello, debiendo diferirse hasta el mes de enero siguiente.

Se estaba, pues, añadían los señores de la Comisión, en el caso de solicitar del gobernador civil el envío a esta localidad del arquitecto provincial para hacer el oportuno reconocimiento de dicha obra y, caso. de que la encontrase arreglada, expedir la oportuna certificación, sin perjuicio de quedar responsable don Federico Martínez de la colocación de los árboles en la fecha indicada.  

14. Habiendo quedado vacante una de las plazas de sereno, y siendo necesario proveerla, acordó el Ayuntamiento el 5 de abril nombrar para dicho empleo a don José Martínez, con la calidad de cabo de dicha fuerza. Poco espacio, sin embargo, ejerció el susodicho su encargo, puesto que en el cabildo del 24 de mayo se procedió nuevamente a proveer la citada plaza, que se hallaba de nuevo vacante, siendo nombrado para ejercerla don Juan Sobrá.

15. Se dio lectura en la sesión del 10 de mayo a un oficio del señor gobernador, su fecha del 24 de abril insertando certificado de receptación provisional de las obras de mejoramiento del sitio de Las Almenas expedido por el arquitecto provincial.

16. Enterado el Ayuntamiento la sesión del 20 de septiembre del contenido del oficio pasado por el señor gobernador civil el 12 de septiembre, invitándole a adquirir la colección de pesas y medidas métrico-decimales de superior clase que la Corporación estaba obligada a tener, así como de algunos tipos sueltos, acordó proceder a su compra.

17. Celebrada visita el 13 de octubre de este año, parecer por los libros de cuentas que en el periodo 1863-1865 se procedió a pintar el interior de la iglesia, a cuyo efecto de mandó instalar dentro de la misma un cabrestante para sostener el aparejo del cajón necesario para el blanqueo de la capilla mayor, que fue realizada por dos oficiales venidos desde Sevilla, en tanto los peones se encargaban de sujetar las cuerdas de las que pendían el dicho cajón y de blanquear las capillas laterales y oficinas de la parroquia.

 En esta visita se mandó asimismo reparar la sacristía de la capilla de San Francisco.

JOSE ANTONIO MARTINEZ RAMOS
Cronista Oficial de la Villa de Rota

300. HISTORIAS POPULARES. El Egido (I)

Intramuros y Arrabales (XLVII)

(Feria de Rota- 1961- Foto de Candón)

Lo que hoy son calles, negocios, colegios y barriadas, fue hace treinta años atrás, una espaciosa alameda sembrada de enorme eucaliptos. Nos estamos refiriendo al Ejido, conocido popularmente por “el lejío” por la propia deformación fonética del castellano, pero que en definitiva no es otra cosa que nuestra manera de hablar, aunque le pese y no lo entienda  la  diputa de los Pepes catalanes, doña Montserrat Nebrera; “¡Po’ si que tiene un problema la chiquilla esa…!”

Lo cierto es que, bajo dichos árboles, se agrupaban en distintas zonas, un número de chozas habitadas por personas humildes y otras de etnia gitana que vivían de oficios humildes, como la cestería, utilizando cañas, o de la herrería, usando pequeñas fraguas al aire libre, forjando utensilios de cocina, alcayatas, herrajes para las bestias, etc. Los había también quienes se dedicaban a pelar borricos, de los que, al igual que hoy; había muchos… Aquí cabe una anécdota con una buena carga de sensibilidad y humanismo, como es la que me contaba, mi madrina y tía política, doña Isabel Moreno Alonso, q.e.p.d.,  matrona de la localidad, referente a los problemas que se le presentaba a la hora de ser llamada para asistir a una parturienta de aquellos lugares; en chozas sin luz, sin agua corriente y sin la más mínima salubridad, y menos aconsejable lugar para partear. En muchas ocasiones, a la luz de una vela o candileja de aceite.

El llegar hasta dicha zona a lomos de su bicicleta o de una burra, ya era un dilema, y cuando “remataba la arriesgada faena”, “Isabelita” se marchaba a los acordes del llanto del reciénnacido, no habiendo cobrado nada por su trabajo, y en su lugar, dejando sobre la cama, lo suficiente para que le compraran un puchero a la dedsnutrida “parida”.  Estos gestos eran los que patentizaban el amor y la generosidad  de una santa mujer, que quiso llevársela Dios -para nuestra desgracia- demasiado pronto.

El Ejido se hallaba cortado por su mitad por la carretera “Nueva”, (Avda. de San Fernando) la cual y como ya referenciamos en artículos anteriores, fue construida por prisioneros de la Guerra Civil del bando republicano, alojados en el Campo de Concentración de la Almadraba. Esta misma carretera cortaba por el centro la Feria de Primavera en sus inicios, la cual comenzaba en la calle San Antonio (frente al Bar del Leñero, esquina a la calle Calvario) y que finalizaba en la estación de RENFE, mientras que la Feria de Ganado se establecía en la zona mas a poniente, situada concretamente entre la barriada  de San Antonio y el campo de Futbol de la U. D. Roteña, cuyo espacio fue cedido por el Ayuntamiento a la entidad C.D. Rosario, siendo su presidente y fundador, el maestro nacional, don Arturo Puntas Vela. Bautizándose con su nombre dicho estadio en tiempos posteriores..

Recuerdo que al principio, el terreno de juego del club, cuyo equipo lo componía jóvenes de Rota, se señalizaba con cal, que mi padre cedía a tal fin, luego clavaron unas estaquillas para delimitar el terreno de juego, y en años posteriores construyeron vallas a su alrededor, cayéndose la primera por falta de calidad del material utilizado. Años mas tarde se elevaron nuevos muros, vestuarios, taquillas y bar, modelando mi padre con cemento sobre los accesos al campo, un enorme escudo del C.D. Rosario, siendo Raúl Espinosa, quien pintara los colores del mismo, permaneciendo en la fachada del campo hasta una remodelación posterior, en que fue –lastimosamente- demolido.

El Ejido suponía para los chavales de mi edad un verdadero vergel, pues era espacioso con muchos árboles, con sus correspondientes nidos de pájaros, lugares donde jugábamos al futbol y muchas lagunas, en las que adentrarnos a regatear con nuestros barquitos de corcho, material que con mucha frecuencia aparecía por la orilla de la playa.

De las cosas que mas me impresionaba de dicho lugar, era  cuando llegaba la Feria de Primavera, pues los niños vivíamos el acontecimiento desde los primeros momentos del montaje, y esperábamos impaciente a que comenzaran a instalar los “cacharritos” para subirnos a espaldas de los feriantes, que en mas de una ocasión nos lanzaban algún martillo o llave inglesa. No puedo olvidar a Agustín, un niño de la familia del Cherna, que corriendo del “tío de los volaores”, se lanzó desde arriba sobre unas tablas, clavándose una puntilla en el pie y que, tras entrarle el tétano, le causó la muerte. Aquello nos impresionó muchísimo a todos los amigos, porque era un muchacho muy noble y cariñoso.

En otros casos, ayudábamos a los feriantes, y ellos en recompensa nos daban unos super-usados y renegridos cupones, con derecho a montarnos gratis durante la feria en sus “cacharritos”. Recuerdo que de entre todas las cosas que montaban, como: las “cunitas”, “el látigo”, “la ola”, “coches de choque”, etc. el alquiler de bicicletas era una delicia para mí -que tenía que usar la de mi padre, metiendo la pierna por el cuadro- pues las había de todos los tamaños, y yo corría por adueñarme de una de carreras acorde con mi talla, en la que me gastaba todo el caudal de mi presupuesto dando vueltas por el circuito dispuesto por el arrendador de bicicletas.

Pero desde luego no puedo olvidar las mañanas de feria acompañando a mi padre por  la zona del ganado, cuya explanada se llenaba al completo de toda clase de animales, vendedores ambulantes, ganaderos y tratantes, que cerraban sus negocios de compraventas con un apretón de manos y rubricado con un bolito de fino servido en los mostradores de las improvisadas casetas construidas con palos de eucaliptos y toldos, instalados rodeando la referida feria de ganado.

El bullicio, el hedor de los animales y sus excrementos,  el olor de la hierva pisoteadas por pezuñas y cascos, los bufidos, gruñidos y berreos de las bestias, suponía en su conjunto, un ambiente peculiar muy difícil de olvidar para un niño de corta edad, que paseaba asustado aferrado a la mano de su padre, entre los amenazantes cuernos de las reses y bueyes, los monstruosos mulos y caballos, y las enormes piaras de cabras, cerdos y ovejas.

Por supuesto que en esto no se sustenta la historia del ejido, pues, muchos años antes, ese extenso terreno fue utilizado y explotado para muchas otras cosas de las que daremos cuenta en próximos capítulos.              (continuará)

Prudente Arjona Lobato

297. HISTORIA DE LAS BANDAS DE MÚSICA EN ROTA. Antecedentes y orígenes

 

Plaza de Alfonso XII

En el año 1.780 Doña María Josefa de la Soledad de la Portería Alfonso Pimentel y Pacheco adquirió el Ducado de Arcos al cual pertenecía la Villa de Rota. Además, adquirió los Ducados de Benavente y Béjar por fallecimiento de su tío Don Antonio Ponce de León y Spínola que no tuvo descendencia.

     Se casó con su primo el Duque de Osuna Don Pedro de Alcántara Téllez Girón y Pacheco, noveno duque de Osuna y Grande de España, pasando los títulos y estados por matrimonio a la Casa de Osuna. Con ello, comenzó para la Casa de Osuna un espectacular engrandecimiento por la acumulación de títulos y la agregación de estados.
     Doña María Josefa residía en Madrid. Siendo una de las damas más influyentes de la Corte de Carlos III. Rival de la Duquesa de Alba, y gran amante de la música y de las artes, tuvo a su servicio como Director de su orquesta privada a Luiggi Boccherinni, músico italiano el cual compuso numerosas obras de Cámara principalmente dedicadas al violonchelo que era su instrumento.

     Al objeto de situarnos en la realidad musical roteña en lo que respecta a las Bandas de Música; partiremos de los datos facilitados por Ignacio Liaño, y del nacimiento de Jerónimo Germán y Clarach. Este último dato procedente de las investigaciones del cronista oficial adjunto José Antonio Martínez Ramos. Debiendo reseñarse asimismo, que anterior a esto era costumbre que llegadas las fiestas del Corpus Christi actuaran diversos grupos de gitanos, los conocidos como Seises, que bailaban y cantaban delante del Santísimo.
Entre los años 1.745 a 1.750 nace en Rota Jerónimo Germán y Clarach, hijo de Juan Germán y María Clarach ambos naturales y vecinos de Rota los cuales fallecieron antes de 1.810.
Jerónimo Clarach fue músico en la Real Capilla de Madrid, tocaba el clarín. Se casó con Magdalena Bullón que era natural de Málaga y tía de los Pataroti los cuales eran músicos de la Real Capilla.
Este músico roteño murió el 21 de Enero de 1.810 en Madrid. Contemporáneo de Doña María Josefa Alfono y Pimentel. Por lo que sería muy probable que la duquesa de Arcos y este músico coincidieran en la corte madrileña; ya que la música y la Corte eran comunes en ambos personajes.
Por otra parte, tal como nos comentaba Ignacio Liaño, en 1.783 el sacerdote Cristóbal Ferrando Moreno solicita a la Duquesa de Arcos y viuda del Duque de Osuna dar clases de música a los niños del pueblo.

La iniciativa del sacerdote, unida con los acontecimientos de la época y la afición a la música de la Duquesa de Arcos, hacen suponer que esta idea calaría profundamente en Doña María Josefa. Toda vez que en esta iniciativa se encontraba la oportunidad de dar ocupación a los niños expósitos de la Villa, así como establecer lo que inicialmente pudiera ser un centro cultural acorde con las iniciativas reales.

Más tarde, y según palabras de Ignacio Liaño, parece ser que la propia Duquesa de Arcos interesa al Regidor de la Villa la creación de una Banda de Música. Tal vez esta idea surgiera como consecuencia del movimiento musical existente en la Corte de Carlos III, así como en las reformas operadas en los Ejércitos de la Corona, que pudieron dar lugar a excedentes instrumentales de las guarniciones trasladadas o reorganizadas, siendo estos instrumentos reutilizados por la “ Banda de Música “, ya que la influencia de la duquesa en la Corte de Carlos III, por su condición de Grande de España, no impediría que pudiera disponer de este instrumental.

Esta “ Banda de Música ” no debemos asimilarla a la estructura de las Bandas de Música que hoy conocemos. Pues no es hasta mediados del siglo XVIII, y como consecuencia de la influencia ejercida por la cultura francesa, acentuada por la invasión de España por Napoleón en 1.808, las ideas de la ilustración, y la inclinación de algunos intelectuales españoles de la época por las costumbres francesas; cuando se establecen las instrumentaciones que se utilizan en la actualidad.

Además se ha de indicar, que determinados instrumentos que hoy forman parte fundamental de las bandas, no son construidos hasta incluso años más tarde – caso del saxofón – y otros, sufren una serie de transformaciones, como le ocurrió al clarinete, que impedirían su total integración en las mismas. Otros fueron sustituidos, como fue el caso del Serpentón.

Por otra parte, las Bandas de Música y las Bandas de Cornetas actuales, aunque con el mismo orígen, siguen caminos distintos. En el caso de las Bandas de Cornetas, sus integrantes son exclusivamente Cornetas o Trompetas y Tambores e incluso en algunas épocas la constituían los Pífanos también. Y en lo que respecta a las Bandas de Música su estructura va perfilándose a lo que hoy conocemos, como consecuencia de la introducción de nuevos instrumentos como ya se ha dicho.

                                                                                                                          Juan Miguel Villalba.

294. HISTORIAS POPULARES. El Tren de la Costa (II)

            

            Como dijimos en el artículo anterior en referencias a la realización del proyecto de construcción del tren de la costa, fueron innumerables los concesionarios que se sucedieron haciéndose cargo de dicho proyecto, como asimismo la dilación en el tiempo,  hasta que, a las cinco de la tarde del día 9 de Julio de 1.876, asistiendo al mismo el Ayuntamiento portuense bajo mazas acompañado de las autoridades de la provincia y de los pueblos limítrofes, se trasladaron hasta el paseo de la Victoria para proceder a la inauguración oficial de las obras, siendo bendecidas por el arcipreste de la ciudad.

            Asimismo, se organizaron diversos actos festivos, tales como repiques de campanas, bandas de música, función de teatro y fuegos artificiales, así como el reparto entre los pobres de “1.500  bonos de pan y otros tanto de carne de gayumbos” que se corrieron en la tarde del día 8, víspera de la inauguración.

            Respecto a nuestra Villa, y según recogen las Actas Capitulares, el acto inaugural tuvo lugar en la mañana del 25 de Septiembre de 1.876, acordando el Ayuntamiento festejar el acontecimiento con algunos actos, de entre ellos un banquete a los señores concesionarios e ingeniero de la dicha línea, con asistencia de aquellaspersonas que la alcaldía consideró digna de ello”. Habría que hacer aquí una comparativa con el acto de inauguración llevado a cabo por el Ayuntamiento de El Puerto, ya que, mientras éste invitó a los pobres al acto, “el Alcalde de Rota no los consideró dignos…”.  

Tras dieciséis años de trabajo, pausas por la falta de recursos, cambio de concesionarios, etc., por fin, a las 13,30  horas, del 16 de Noviembre de 1.892, se llevó a cabo el acto de inauguración de la línea en El Puerto de Santa María, con una ceremonia religiosa presidida por el arcipreste de la ciudad, quien bendijo la línea desde un pequeño altar instalado en la sala de descanso de la estación portuense.

            Seguidamente, el tren, que se hallaba engalanado con gallardetes y banderas, en tanto la máquina lucía en su frente el escudo de España, inició su marcha hacia nuestra Villa donde el pueblo se agolpaba en confuso tropel en torno a la adornada estación, dando vivas al Rey, al señor Robert (ultimo concesionario de la línea), y vivas a Rota, continuando luego su marcha hacia la vecina Chipiona.

            La Compañía Belga de Ferrocarriles Vecinales de Andalucía que se hizo cargo de la línea un año después de su puesta en explotación, llevó a cabo innumerables mejoras en cuanto a rapidez, puntualidad y seguridad de los pasajeros, consiguiendo un tiempo record de 31 minutos en el trayecto entre El Puerto de Santa Maria y Rota. La empresa  en cuestión, terminaría integrándose en RENFE a partir de 1.941, la cual mantuvo la línea hasta el 31 de Diciembre de 1.984 –como ya dijimos en el artículo anterior- en que hizo su último viaje, sobre cuyo cierre apareció publicada en el Diario de Cádiz del miércoles 2 de enero de l.985 la siguiente reseña:

            “El tren que cubría el servicio  entre las ciudades de El Puerto de Santa María y Sanlucar, pasando por Rota y Chipiona, hizo el pasado lunes su último viaje, después de que uno de los últimos Consejos de Ministros de l.984 decidiera su cierre definitivo por su poca rentabilidad.

      Como todos los días, el pasado lunes a las tres menos veinte de la tarde, salió de la estación de El Puerto de Santa María el ómnibus-ferrobús que hacía el servicio. Numerosas personas hicieron el último viaje y también en las estaciones del recorrido (Rota, apeadero de la Ballena, Chipiona y Sanlucar) se habían congregado más gente que de costumbre.

            Tras la llegada a Sanlucar sobre las tres y media de la tarde, concluyó la historia de este tren, que se remonta a unos cien años (concretamente, 92 años de actividad). La poca demanda  del servicio, que ha acarreado perdidas económicas a RENFE,  ha sido la causa determinante del cierre de la línea ferre El Puerto-Sanlucar”.

            Los que nacimos muchos años antes de la desaparición del “caballo de hierro” nos trae a la memoria imágenes nítidas de la actividad que se desenvolvía alrededor de aquella ennegrecida máquina, que más que tren parecía una enorme cafetera  cuyos bufidos de vapor de agua, la hacía parecer avanzar como un gigantesco espectro surgido de cenagosas tinieblas. No obstante, la llegada del tren y su nostálgica partida hacia las estaciones próximas, estaba cargada de romanticismo, dándose cita imágenes pintorescas en aquel inolvidable trasiego de personas, animales y mercancía, que luego se esfumaba, quedando limpio el lienzo donde minutos antes se había plasmado de manera impresionista, tal vez, unas monjitas con aquellas enormes tocas almidonadas, que parecían inmaculadas pamelas. Una pareja de la guardia civil, transportando algún desgraciado esposado y con una manta hombro, camino del Penal de El Puerto, o por otra parte, te encontrabas con estraperlistas, y vendedores ambulantes procedentes de Sanlucar y Chipiona, con sus canastos de mimbres o cañas, vendiendo pescado o dulces, a José Herrera “El Cristo” , pregonando sus cacahuetes, corrucos, polvorones y sabrosos cortadillos de sidra. Marineros, soldados de tierra, enfundados en sus correspondientes uniformes, y “Monje” el guarda agujas, descargando mercancía y las sacas de Correo, mientras otros pasajeros se refrigeraban en el kiosco del “Pagüelo” …

            A la espera de toda aquella parafernalia, don  Juan, el Jefe de Estación, con su gorra roja y su banderín o farol en la mano, siempre presto, para dar la oportuna salida al convoy. Tras la sala de espera, aguardaban los coches de caballos para transportar a los viajeros, de “Flaviano”, Juan Saborido “Cantarito”,  Manuel Bolaños Sánchez  o los carruajes de Manuel Caballero Castellanos e Hijos, los cuales tenían su parada en la plaza, hoy llamada de Andalucía.

            De los pocos vestigios que aún quedan, es el puente de cemento situado en “El Chorrillo” , dentro de la Base. Por ello y para perpetuar el recuerdo de aquel glorioso  acontecimiento, he pedido muchas veces al Ayuntamiento, que coloque un trozo de vía férrea en el Parque “Carlos Cano”, sobre el que instale una máquina antigua y algún que otro vagón.  ¿Creéis que nuestros políticos tienen  sensibilidad para ello…?. (continuará)                

                                         Prudente Arjona Lobato
                                            

276. ANNALES DE LA VILLA DE ROTA. Año de 1863 (II)

9. La Comisión de Campo hizo presente el 22 de abril que en la dehesa del Bercial se habían presentado algunas manchas de cigarrón que era preciso extinguir, y el Ayuntamiento, apreciando la indicación, acordó formar una relación de los labradores más próximos al dicho sitio, citándoles para que concurriesen a destruir dichos animales, encargando asimismo a la citada Comisión que estuviese a la vista de tan interesante asunto como podía esperarse de su celo, la cual manifestó que, aún cuando varias labradores de este término habían contribuido ya con su asistencia a la extinción de la dicha plaga, que amenazaba, no obstante los esfuerzos realizados, por extenderse por la expresada dehesa, por lo que se hacía necesario aumentar el número de brazos necesarios para su total extermino, de todo lo cual inteligenciado el Ayuntamiento, y penetrado de que el perjuicio que se podía seguir a toda la población de no adoptarse remedio eficaz y pronto para la extinción de aquel mal sería infinitamente superior al pequeño sacrificio que pudiera hacerse para ello, acordó hacer extensivo dicho servicio a todos los vecinos por prestación personal, excluyendo únicamente a los absolutamente pobres.
La plaga, sin embargo, iba en incremente, según se desprende del oficio del gobernador civil leído en la sesión de 11 de mayo, su fecha del día 7, por el que se prevenía al Ayuntamiento para que se reuniese y acordase los medios precisos y la forma en que se habían de aplicar para lograr un pronto y buen resultado, de todo lo cual inteligenciados los señores presente en la sala, pasaron a discutir sobre el referido objeto, en la que el señor alcalde hizo ver que, si bien el método de matar a los cigarrones con ramas empleado hasta entonces en dicha dehesa no daba mal resultado, se advertía que no todos los que acudían a dichas labores empleaban la necesaria eficacia para conseguir el fin que se procuraba, por lo que para que aquella obligación alcanzara a todos con la igualdad conveniente, creía oportuno que el vecindario siguiese contribuyendo por prestación personal, a cuyo efecto se citaría diariamente a cuarenta vecinos, imponiéndoseles a cada uno la obligación de coger cuatro libras de cigarrones, las cuales, una vez pesadas, serían enterradas inmediatamente en el paraje de la playa que se designase, cuyo número, tanto de personas como de libras de cigarrones a presentar , se incrementaría o bajaría según los progresos de la extinción, de todo lo cual se daría cuenta diariamente al gobernador civil a fin de determinar lo que fuese conveniente hacer en lo sucesivo hasta lograr la extinción de este plaga o aminorar en lo posible su desarrollo
Finalmente, en la sesión del 27 de mayo se dio cuenta por la Comisión de Campo de que la expresada plaga había disminuido considerablemente debido a los esfuerzos del vecindario, de modo que, aun cuando los que aún restaban se hallaban en estado volador, su número era insuficiente para causar daño a las mieses, por lo que proponía la suspensión del reparto vecinal que tan buen resultado había producido en el extermino de dichos insectos, de todo lo cual enterado el Ayuntamiento, acordó sumamente complacido dar las debidas gracias a los vecinos que habían colaborado en la extinción de aquella plaga, confiando a su vigilancia la comunicación de cualquier novedad que se observase en cualquier punto del término o en sus inmediaciones.

10. Leída nuevamente en la sesión del 3 de mayo la circular del gobernador civil de la provincia del 25 de abril, inserta en el Boletín Oficial de la Provincia número 101, por el que se instruía a los Ayuntamientos para que adoptasen los medios de reparar los caminos vecinales de sus demarcaciones, de todo lo cual penetrada la Corporación, y tras detenida discusión, acordó responder que, dado que la carretera de tercer orden construida entre esta localidad y El Puerto de Santa María, que había venido siendo solicitada por esta Municipalidad desde el año 1853 con una constancia digna de reconocimiento y concedida por munificencia de Su Majestad la Reina por Real Orden del 2 de agosto de 1861, había venido a satisfacer la necesidades de esta población, ya que, además de facilitar la comunicación con la dicha ciudad, que era además cabeza del partido judicial, empalmaba en sitio conveniente para dirigirse a Jerez de la Frontera y a Sanlúcar de Barrameda, ciudades limítrofes a esta población, con las que esta villa mantenía asimismo bastantes relaciones.
Asimismo, que para ir de esta Villa a la de Chipiona había un camino franco accesible para carruajes, bastante para sostener aún en mayor escala el corto tráfico que por sus especiales condiciones existía entre ambos pueblos sin necesidad por entonces de mejorar la dicha vía de comunicación, y mucho menos la expresada carretera El Puerto-Rota, por haber sido concluida en aquellos días y hallarse próxima su recepción por el Gobierno.

11. Habiendo hecho presente el señor alcalde en la sesión del 6 de mayo que según el contrato celebrado por don José María González, adjudicatario de las obras de reparación últimamente ejecutadas en el muelle de esta villa, era de su obligación la ejecución de todas la obras mayores y menores que el mismo necesitaba para su conservación en perfecto estado de firmeza durante todo el tiempo necesario para reintegrarse a plazos de la suma necesaria para la obra principal, y necesitando entonces el muelle de algunas obras para su completa firmeza, las cuales habían de ser determinadas por persona facultativa, como el mismo contratista confesaba, se acordó solicitar del gobernador civil el envío de un ingeniero civil que reconociese el edificio.

12. Visto en la sesión del 21 de mayo un oficio del gobernador civil, su fecha del día 19, acompañado del presupuesto y pliego de condiciones económicas y facultativas formados por el arquitecto provincial para la construcción de una panera para el Pósito en el solar de la antigua cárcel, sito en la plaza de la Constitución, hoy de España, el que se advertía asimismo la conveniencia de que la planta baja del nuevo edificio sirviese también para cárcel, economizándose así el alquiler de la que servía de tal, y pasado el asunto a la Comisión de Obras Públicas para su informe, manifestó ésta el 15 de julio que el plano formado por el arquitecto provincial no llevaba la intención propuesta por la Municipalidad al formar el proyecto, pues habiéndosele advertido que la azotea de la nueva panera debía quedar a la altura del primer piso de la Casa Capitular, con la idea de poder darle mayor ensanche cuando los fondos lo permitiesen, se observaba que a la panera en proyecto se le consideraba una techumbre de tejado, con lo cual, no solo destruía el pensamiento de la Corporación de dar mayor ensanche a la Casa Capitular, sino también que el nuevo edificio con cubierta de teja afearía el aspecto de la plaza, que por ser principal de la Villa debía tenerse especial cuidado en mejorarla.
Por otra parte, y en el caso de que al hacer la indicada variación hubiese el arquitecto consultado la economía de la obra que se le había recomendado en atención a los escasos fondos que para ella se podían disponer, entendía la Comisión que no podía recortarse el gasto más de lo necesario, ni podía llamarse ahorro formar un tejado para convertirlo luego en azotea, lo que por el contrario causaría mayor gasto.

13. Enterado el Ayuntamiento el 19 de agosto de la Real Orden del 9 de agosto sobre que se abriesen suscripciones en alivio de las desgracias causadas por el terremoto acaecido en las Islas Filipinas, y sin embargo de que en aquella disposición superior se hablaba de suscripciones sólo en los pueblos que fuesen cabeza de partido judicial, deseoso el Ayuntamiento de que este vecindario no quedase privado de socorrer con lo que la caridad y sus buenos deseos permitiesen al alivio de aquella adversidad, acordó formar una comisión compuesta del alcalde y del regidor síndico para que, invitando al cura de la iglesia parroquial a que se les asociase, abriesen de consumo la expresada suscripción, a fin de que produjese un resultado tan satisfactorio como era de desear para el benéfico objeto a que se destinaba.

14. Siendo cada vez más numerosa la concurrencia a los baños de mar establecidos en esta villa en el sitio nombrado de Las Almenas, especialmente de forasteros atraídos por sus limpias aguas, por su cercanía a la población, y por lo soportable que se hacía en esta localidad la estación calurosa, y deseando el Ayuntamiento proporcionar a los bañistas mayor ensanche y comodidad, y de que se sintiesen en esta localidad las ventajas que se derivaban del aumento de trato y relaciones, acordó el 2 de septiembre publicar anuncios dando el término de un mes para la admisión de las propuestas que se le presentaran para la ampliación de los mencionados baños y las condiciones en que se hallaban, debiendo expresar los proponentes detalladamente las galerías y cajones que se proyectasen hacer en el mismo lugar donde se habían venido situando últimamente los baños, e indicando a la vez el tiempo por el que solicitaban la concesión, que empezaría a contar desde el año siguiente de 1864, así como la cuota a satisfacer por los bañistas cada vez que los utilizasen, en la inteligencia de que después de dar la debida instrucción al expediente y de oír el dictamen facultativo y a las autoridades que correspondiese, el Ayuntamiento otorgaría el permiso a la persona que hubiese ofrecido mayores ventajas para el público, dando preferencia por el tanto a la persona que hasta entonces había venido prestando el servicio de los baños, la cual habría de garantizar el cumplimiento del contrato a satisfacción del Ayuntamiento por escritura pública, siendo de su cuenta los gastos que para ello se causaren.

15. Correspondiendo el Ayuntamiento al oficio que le había dirigido los curas de la parroquia el 3 de septiembre, invitándole a que concurriese a las solemnes honras que se habían de celebrar en la dicha iglesia a la nueve de la mañana del día 5 por las almas de los españoles y demás víctimas del terremoto ocurrido en Manila el 3 de julio anterior, acordó el 2 de septiembre asistir a dicho acto religioso.

16. Noticiado el señor alcalde de que las infracciones de la policía rural se habían aumentado recientemente, hasta el punto de no ofrecer seguridad ninguna propiedad del campo, pues casi diariamente eran invadidas por los ganados, cuyos dueños o encargados intencionadamente hacían estos allanamientos que era indispensable refrenar, y sin perjuicio de adoptar las medidas que a tal fin pudiesen ser necesarias, propuso en la sesión el 20 de septiembre que los regidores, acompañados del guarda mayor del campo, recorriesen el término diariamente para denunciar y reprimir todas las infracciones que notasen, e interesado el Ayuntamiento en la corrección de aquel desorden y constituido en el deber de prestar el servicio propuesto, acordó de una sola voz proceder conforme a la indicación del alcalde.

17. Debiendo celebrarse en la iglesia parroquial el 4 de octubre siguiente la función religiosa de Nuestra Señora del Rosario, a quien esta población veneraba como su Patrona y especial protectora, acordó el Ayuntamiento uniformemente el 30 de septiembre asistir a dicha festividad, que había de costearse de la partida correspondiente del presupuesto municipal, a cuyo efecto se dirigirían invitaciones a las personas mas notables del pueblo por si gustaban acompañar a la Corporación, encomendando asimismo el sermón de dicha fiesta al cura primero de la parroquia, don José María Herrera.

18. Dada cuenta en la sesión del 3 de diciembre de la instancia suscrita por don José María González, médico cirujano titular de esta localidad, haciendo dimisión de dicho cargo por no serle posible continuar en el mismo debido a sus frecuentes ausencias de esta localidad, y teniendo presente el Ayuntamiento que el recurrente no tenía celebrada contrata por tiempo determinado, acordó darle por admitida la dimisión, y siendo indudable que se debía sostener esta plaza para la buena y gratuita asistencia que tenía derecho a exigir el crecido número de pobres que había en la población, acordó publicar la vacante en la Gaceta del Gobierno y en el Boletín Oficial de la Provincia, nombrado interinamente para dicho empleo a don Joaquín Brunengo y Ríos.

19. Traído a la vista de orden del señor alcalde presidente el expediente iniciado el 16 de julio de 1855 a instancias de don Manuel y don Ramón de Roa, vecinos de Cádiz, quienes solicitaron poder edificar una caja de la aguas en el sitio de la Tahona de la Boya de esta villa destinada a surtir al público de las aguas de la fuente del Tejar, cuya solicitud fue aprobada por el Ayuntamiento el 27 de agosto de aquel mismo año bajo la precisa condición de que, caso que dicho señores, abandonando su proyecto, dejasen de proporcionar agua al vecindario perderían el derecho a conservar el sitio del depósito, y habiéndose puesto de manifiesto como, luego de construida la dicha caja de aguas por los susodichos, no hicieron uso alguno de ella los peticionarios, pues desde entonces estaba también abandonada la fuente de que habían de proporcionar las aguas, por lo que consideraba que los referidos habían perdido el derecho a conservar el depósito, tan más, cuanto, que era necesario franquear aquel sitio para mejorar la entrada a los baños de Las Almenas, a cuyo fin se había consignado una partida adicional al presupuesto municipal, de todo los cual enterado el Ayuntamiento en la sesión del 16 de diciembre, acordó hacerlo saber a los señores Roa para que derribasen a su costa la expresada caja de aguas en preciso término de un mes, dejando franco y nivelado el terreno, en la inteligencia de que, caso de no hacerlo así, se llevaría a cabo su demolición, cubriendo su coste con la venta de los materiales que la misma produjese.

JOSE ANTONIO MARTINEZ RAMOS
Cronista Oficial de la Villa de Rota